Crónica de un bolo anunciado

Crónica de un bolo anunciado. Y así es cuando dos amigos deciden ver nuevos ríos humildes. Esos ríos que nadie nombra por no tener truchas, ni otros peces afamados; esos ríos que pierden caudal en verano, llegando a ser ligeras corrientes calientes. Aún y así, las dos almas fueron en busca de peces.

Vieron agua, limpia, fresca, hermosa, pero sin peces, sin destellos en el agua. Anduvieron la serpenteante linea negra, km a km, en busca de algún rincón con vida. Y lo encontraron. Pero en él habían dos almas más, dos seres que llegaron antes. Tenían en la red dos destellos plateados ¿Por qué? Porqué mantener la luz aprisionada…

Las dos almas lanzaron sus lineas al aire, pero sin fortuna en capturas, pero con la fortuna de saberse vivos, de vivir ese tiempo. Salieron vacíos o salieron llenos de alegría? Solo ellos atesoran la respuesta…

 

3 Respuestas a “Crónica de un bolo anunciado

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s