Nacho Puyal; Buscando a las truchas reinas de los ibones pirenaicos

Pescador perseverante e incansable como otros,  Nacho Puyal se incorpora a Remontando Ríos, aportando sus experiencias y  algunas cosas mas que os iremos desgranando en próximas semanas. Empezamos con el recuerdo de un gran relato. 

Buscar, encontrar mejor dicho, truchas de tamaño en lagos de alta montaña, esas reinas, es el sueño de todo pescador. Algunas veces ese sueño, meta, se consigue, otras no. Esta es la esencia de la pesca en zonas salvajes. 

El relato que vais a leer a continuación fue originalmente publicado en el perfil de Nacho Puyal en Facebook. Por tanto, es un texto que algunos recordaréis, pero que otros no habrá tenido el placer de hacerlo. Sea lo que sea, merece la pena vivir con él esta apasionante jornada de pesca. 

. . .

Después de unas horas de caminata como dije inventando camino, con subidas imposibles como la de la anterior foto. Al colmar el collado apareció ante nosotros el tan rebuscado destino. Un lago precioso, en una mañana soleada y en calma total. La bajada hasta el lago se hizo larga con la adrenalina a tope y fantaseando sobre lo que allí nos esperaba.

img_2700

Ya en la orilla, un trago de agua y unas barritas de chocolate rápidas, y ya caña en mano a buscar las primeras cebadas y como no, las primeras ¡¡¡pintonas!!. Al principio no fue fácil, agua en total calma, sol de la mañana brillando con fuerza, y peces asustadizos y recelosos. Toco bajar el grosor del terminal y tamaño de la mosca, afinar mucho en las posadas, y aun así costaba….

Poco a poco, la mañana fue avanzando. Se empezó a levantar una ligera brisa y entonces la cosa cambio. En una de estas, mientras íbamos haciendo orilla, nos acercamos a unos cortados con muy buena pinta. Desde un alto y con mucho sigilo hice una primera inspección visual. De repente un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, no podía ser aquello que veía reposando pegada a los cortados un truchón, era ¡¡¡bestial!!! En mi interior deseaba que la vista no me traicionara, ya que era el objetivo buscado, por lo que los madrugones y kilómetros recorridos tenían sentido, el sentido de esta búsqueda casi obsesiva de peces excepcionales estos lugares únicos como son los lagos de los pirineos. Ufff… mil pensamientos recorrían mi cabeza. 

Como entrarle para que la sombra y la posada fueran lo menos apreciables posibles para el pez. Con que técnica sería más factible engañarla, streamer, ninfa, seca… Y lo que es más importante, llegar a ella y como posicionarme en un lugar tan escarpado y difícil. Analizada la situación, me veo obligado a dar un rodeo para no espantarla y poder realizar un lance en las mejores condiciones posibles.

Cojo aire he intento relajarme mientras visualizo la situación y decido con que intentare engañarla… Analizando situaciones parecidas ya vividas, decido que lo mejor y lo que más me llenaría como pescador seria pescarla a seca. Un bicho de foam de un tamaño considerable, que sea un bocado suculento por el que merezca la pena moverse, y a la vez que me permita subir el grosor del tippet para por lo menos tener alguna opción contra semejante ejemplar rodeado de pedruscos.

Después del rodeo, de preparar el bajo nuevo entero y elegir la mosca, de plantear y replantear la situación, toca escalar un poco para ponerme en la posición mejor para intentar el lance. Nervios a flor de piel, lance con el brazo derecho pero cruzado sobre mi cabeza ya que tengo la pared a mi derecha. No es un lance largo, unos 10 metros, pero estoy en una postura muy incómoda y complicada, y además, corro el riesgo de pegar atrás en el falso lance trasero y mellar el tippet recién preparado, nada debe fallar si quiero tener alguna opción con un ejemplar así.

Unos falsos lances para calcular la distancia mientras pienso que no habrá más oportunidades si fallo o la espanto. Llega el lance definitivo, lance delantero poco ortodoxo pero efectivo. Cae la mosca y el bajo bien estirado, más o menos donde quería, a unos 80 cm a la izquierda de la trucha paralelo a su cabeza. Taponazo sugerente del bicho de foam en el agua y ¡¡¡corazón a punto de salirse del pecho!!! Milésimas de segundo en las que sabes que lo has hecho medianamente bien, ahora lo que suceda ya no depende de nosotros, y yo solo podía que rogar y repetir en mi cabeza, “Que la tome por favor, que la tome por Favor” … 

dscn6768

Lo que entonces sucedió no se sí seré capaz de expresarlo y transmitirlo con palabras, ya perdonareis, pero son momentos mágicos y sensaciones muy grandes, aunque lo intentare.

El leviatán al oír el taponazo sale de su letargo, gira poco a poco hacia la izquierda y se dirige directamente a la mosca!!! Esos 80 cm se hacen eternos cuando ves al pez que avanza despacio sereno, seguro, como el que se sabe el amo y señor del lugar, observando esa pequeño bicho y decidiendo si lo que ha alterado su descanso tiene algún interés y si es digno de ser comido por el rey del lago.

Llega justo debajo de mi bicho de foam, un engaño hecho, creado mientras soñaba con un momento así. 
Esta justo al lado y sigue acercándose, pienso para mí, lo tiene que tomar, venga que ¡¡ya casi esta!!! Sigue acercándose hasta estar a unos pocos milímetros, se para, y cuando ya parecía que estaba hecho, gira la cabeza hacia abajo y para lentamente por debajo, rozándolo casi con su lomo… Me quedo helado, la adrenalina fluye por todo mi cuerpo, y oigo mi corazón palpitar más fuerte que nunca mientras mi sueño se aleja de la mosca… Pero no queda ahí la cosa, con una arrogancia suprema del que se sabe vencedor de una guerra que ni siquiera se llegó a librar, mi contrincante se acerca hacia mi lentamente, llega hasta mis mismos pies quedándose unos segundos quieto observándome, mirándome fijamente como regocijándose ante mi derrota. Para momentos después desaparecer lentamente hacia la profundidad del lago.

dscn6770

De ahí estas fotos que aquí os comparto, unas fotos en las que algunos pueden ver solo un gran pez , pero en las que detrás hay una gran historia de búsqueda, tesón, esfuerzo, vivencias y momentos mágicos, y que para mí, ni mucho menos es una historia con un final decepcionante, sino todo lo contrario, es la historia de un buscador de sueños que a veces consigue hacerlos realidad, la historia de un enfrentamiento de poder a poder, cada uno con sus armas, en las que unas veces la balanza se decanta para un lado o para el otro, pero de la que puedo sentirme orgulloso de haberla podido vivir, y que pasa a formar parte de mi bagaje personal, aumentando y reafirmando, más si cabe, mis ganas de seguir buscando y coleccionando momentos como este.

Saludos compañeros.

Nacho Puyal

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s