La pesca como ocio; cantidad versus calidad

Repasando el baúl de los recuerdos, he recuperado las fotocopias antiguas de una revista de pesca que me regalo un buen amigo Zaragozano. En estas fotocopias, de las cuales os adjunto un extracto, salen unos anuncios que hoy día pueden parecer obscenos, crear taquicardias o generar frases burlonas por parte de otros. Indiferencia es lo único que no he visto cuando las he mostrado a varios amigos. Como no sé ven muy bien os los transcribo:

“Nueva cucharilla terriblemente matadora”

anuncio BRETTON

Anuncio Bretton

Pero la mejor, el anunció de:

“DROPPEN- la cucharilla que hace rebosar las cestas – 103 truchas en un solo día, 53 percas y 7 lucios en una tarde, 375 truchas salvelinos en 6 días – son algunos de los muchos “récords” que la hace un OBLIGATORIO para truchas y otras especies carnívoras”.

Anuncios publicados en 1971.

ANUNCIO DROPPEN

Anuncio DROPPEN

Esto es marketing en estilo puro. Frases generando unas enormes expectativas acompañado todo de las oportunas fotografías. Esto hoy día no sería ni viable ni tan siquiera bien visto o quizás sí… al fin y al cabo, seguimos queriendo prender más y más peces ¿no?. Fruto de la localización de estos recortes me planteo más allá del debate con o sin muerte la pregunta ¿Cantidad o calidad?

Las distintas modalidades de pesca persiguen, de uno u otro modo, tener ese señuelo que permita capturar el máximo de peces y, a ser posible, los más grandes. Así, tenemos a los pescadores de ciprínidos que utilizan masillas, buscando la mejor fórmula para atraer a los peces. A los de pez artificial, aquel que dé las características más parecidas al natural. El de mosca, aquel patrón que nos saque de momentos de apuro o que nos brinde más subidas. Y así, una a una, sistema a sistema.

La búsqueda de la cantidad versus la calidad ha generado por añadidura la necesidad de tener más peces en el río. La calidad suele ser relegada a un segundo término. Con ello llegó la cría en cautividad, la introducción o repoblación masiva, los intensivos. Parece que la pesca solo sea medida por la cantidad.

Calidad o cantidad, esto es algo que ya cuestionaban entre otros, Doug Swisher y Carl Richards en el capítulo 14 -normativa actual en los ríos trucheros- del afamado libro “La estrategia en la pesca con mosca” Editorial TUTOR ISBN 84-7902-157-8. Libro del cual hablare seguramente en otro momento. En este capítulo lanza un mensaje claro ya en el primer parágrafo “¿vamos a seguir administrando nuestras mejores aguas para que el mayor número de pescadores pueda obtener gran cantidad de peces? o, ¿podemos intentar conseguir la mejor clase de pesca en un ambiente natural de truchas salvajes?“. Este libro es del año 1975. Aquí, hoy día ni tan solo, o rara vez, se generan estas preguntas en los distintos consejos de pesca. Hacía dónde vamos, qué pesca queremos, qué turismo, qué economía buscamos con la pesca. Y por supuesto, qué queremos para nuestros peces, para los ecosistemas, para las siguientes generaciones y en definitiva para esta afición.

Obvia decir que hay pescadores que buscan solo cantidad, otros que buscan calidad y los que persiguen el Santo Grial, o sea, cantidad y calidad, algo que a diferencia de la reliquia, si es posible encontrar en diversos escenarios de nuestro querido planeta Tierra.

Y ya puestos, una pregunta querid@s lectores; qué os hace mover más ¿cantidad o calidad?

Un saludo y buena pesca, a ser posible de cantidad y calidad.

Autor: Ferran Llargués

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s