Pescando SIN MUERTE; esos críticos 60 segundos

La temporada de salmónidos ha llegado a su fin en cuanto a escenarios digamos tradicionales. Ahora es tiempo de intensivos, de la pesca de otras especies. Los más pirrados seguiremos pescando, disfrutando de esos momentos en el río, mar, embalse.

Durante esta temporada he podido ver  – o al menos esa es la percepción que tengo –  de que la pesca sin muerte sigue en aumento. Me alegra ver que algunos perfiles de pescadores, antes con muerte, empiezan a publicar fotos y pequeños vídeos soltando peces, cosas que nos permiten las tecnologías actuales.

Mirando esas fotos y vídeos publicados me alegra ver como estamos mejorando en lo concerniente a la manipulación del pez. Cada vez lo hacemos mejor, con más destreza y con ello aumentando de forma exponencial las posibilidades de supervivencia del pez. En otros casos veo que todavía debemos incidir más en las buenas prácticas para mejorar en nuestra forma de pescar sin muerte.

Hace unos meses publiqué el siguiente artículo;, “Pescando sin muerte o con la mínima posible; la correcta manipulación del pez” escrito entre Enric Aparició y Gerard Carmona (ambos biólogos, especialistas en peces y con un largo y dilatado CV, los dos igualmente pescadores) y en el cual participé en aquellos puntos que podía aportar . El artículo trata sobre la importancia de la manipulación del pez en todo el proceso de su pesca y posterior devolución al medio. En él se describen diversos puntos que pueden afectar de forma clara a la supervivencia del pez. De entre ellos, hoy solo quiero incidir en uno de ellos, la exposición del pez al aire.

modificada 2

Fuera del agua lo justito…

En el agua hay poco oxigeno, muy poquito. Saber extraer el preciado elemento es básico para seres que tienen la inquietud de respirar. Los peces, – uno de esos seres con inquietud por respirar –  han desarrollado un gran sistema para atrapar el oxigeno que hay en el preciado líquido “las branquias”. Nuestr@s amig@s  respiran gracias a este ingenioso equipo. Las branquias son el equivalente a nuestros pulmones, aunque hay diferencias entre el sistema de “pillar el oxigeno” de los peces y la forma de respirar de los humanos.

Los peces, como todos sabréis, abren los opérculos y los cierran de forma rítmica. Esto lo hacen para comprimir el agua en su boca. Con ello consiguen que los filamentos de sus branquias, en los cuales hay los vasos sanguíneos, atrapen el oxigeno para posteriormente ser repartido por su sistema circulatorio. Bueno, pasan muchas cosas más que no voy a comentar dado que esto no es un artículo científico y que de serlo  no soy yo quien debería redactarlo.

Como os podéis imaginar, si ponemos dificultades para el buen funcionamiento de las branquias, ponemos en crisis la supervivencia de los peces. Algunas de las dificultades que se encuentran para su buen funcionamiento son: agua contaminada con una peor concentración de oxigeno, amén de que hayan metidos otros agentes contaminantes; elevada concentración de barro que puede colapsar las branquias (esto lo hemos podido comprobar en algún desembalse abriendo compuertas de fondo…) meter los dedos en las agallas algo que ocurre de forma accidental, y a veces de forma recurrente en según que grandes peces. Imaginaros que alguien le da por poner sus dedos dentro de nuestros pulmones… una exposición al aire o sea, cuando el pez sale fuera del agua ¿os suena…? Sobre esto último quiero incidir en esta nota.

EXPOSICIÓN AL AIRE

Cada especie tiene sus peculiaridades. La capacidad de aguantar fuera del agua de los salmónidos no es comparable con la de los ciprínidos u otras especies. Así, todo sabemos que una carpa, un barbo aguanta más tiempo fuera del agua que las truchas, por no decir siluros o lucios, éstos con una notable mayor capacidad respecto a ellas. Esto es muy importante, debemos ser conscientes del tiempo de exposición de nuestr@s amig@s fuera del agua para obrar en consecuencia.  Un par de datos que debéis conocer:

Más del 90% de las truchas que no son sacadas del agua sobreviven.

La mortalidad de las truchas que están un minuto fuera del agua puede alcanzar el 70%.

Recordar también no meter los dedos en las agallas

Ahora que ya sabemos más, te recomiendo que no tengas más de 30″ la trucha fuera del agua (otros peces aguantan un poco más), así que cuidadín con las fotos. Cuando he dicho esto a varios amigos más de uno me ha perjurado que nunca está tanto tiempo. Como son mis amigos me lo creo… pero hacer esta prueba, cuando saquéis un pez del agua, aguantar vuestra respiración y contar mentalmente hasta 30… si el pez no está en el agua empezar a haceros auto-crítica ya que ese ejemplar lo tendrá más complicado para sobrevivir.

 

sin respirar

26,27,28,29…30..!!!


Un saludo y buena

Participa, si te ha gustado, deja un comentario

Autor: Ferran Llargués

5 Respuestas a “Pescando SIN MUERTE; esos críticos 60 segundos

    • Gracias Luis!! pero no es mi intención adoctrinar en el sentido estricto de la palabra, sino, sensibilizar sobre las buenas prácticas ambientales. Buena pesca.

  1. Muy buen artículo, pero aún se ven muchas fotografías y vídeos que ofrecen pocas garantías de vida para esas truchas mal manipuladas, cierto es que algo se va mejorando y esperemos que ese conocimiento que nos aportan los más entendidos nos ayuden a mejorar.
    Saludos.

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s