Dos hombres y un destino; de pesca por el río Segre

Dos hombres y un destino, creo que es la mejor forma de titular lo que ayer nos pasó. Destino, el Segre, objetivo, pescar sus tesoros. La verdad, no nos lo pusieron nada fácil.

El río Segre es un río con unas peculiaridades especiales. Los dioses y brujas que habitan por sus bosques andan muy enfadados.  El hombre sigue y aumenta el maltrato a su arteria principal y a sus venas secundarias. Embalse colmatado, más embalses, más centrales, vertidos de todo tipo… Es normal que ante este panorama estos seres decidan si vas a pescar o no. Incluso diría que te ponen a prueba de forma permanente para ver si eres merecedor de tocar a sus peces, si eres de confianza o eres de uno de esos maltratadores del espacio.

20140912_142054

La primera nada más llegar…!!

Ayer junto con Pere Barberà, decidimos ir a visitar algunos de sus tramos y de paso validar algunos HOT SPOT FISHING. Así que, después de un oportuno desayuno es la Seu d’Urgell nos dirigimos al río Valira. Nada más llegar, Pere me montó un equipo para pescar con perdigones. Pere está intentando, más bien, provocandome para que pesque más a ninfa, y sobretodo que me aventure con los perdigones a fin de tener jornadas más productivas en cuanto a números de peces se refiere. Ya le dije que la carabina de aire comprimido la dejé aparcada hace ya muchos años (jeje) Con lo terco que es seguramente acabará por conseguir que pesqué también con estos “perdigones”. De momento me dedico a ver como pesca, contemplo como hace bailar sus moscas y sobretodo le enredo los hilos, borruño va borruño viene. No recordaba haber liado tanto un bajo como en la jornada de ayer. La de recuerdos que me vinieron a la cabeza de cuando era chico, no tuvo que desenredarme líneas mi padre.

Puntos calientes

Utilizando la aplicación, disponible para Android e Iphone, busca en vuestras tiendas como NATURATV por ahora gratuita.

Nada más empezar Pere pesco dos bonitas truchas de unos ventitantos centímetros. Desafortunadamente, los “señores de las centrales” decidieron regalarnos un desembalse muy chulo. Al grito de “sal para fuera que baja…” brinqué cual venado hacía el prado. Al cabo de un instante el río creció, jorobándonos la pesca. En fin, después de algunos improperios nos dirigimos a río Segre. Lejos de dejar de pescar buscamos otros sitios, y es que otra cosa no, pero tozudos somos los dos. Aprovechando la aplicación HOT SPOT FISHING buscamos un parking para pescar una zona en la cual marcaba un par de zonas calientes. Llegamos al punto deseado sin ninguna incidencia, maravilla de tecnología. Después de localizar oportunamente los puntos calientes deseados empezamos a descender en busca del lecho del río.

Mucho caudal, algo tomado pero pescable. La verdad, hacía mucho que no veía un río tan bravo en septiembre. Durante más de cuatro horas conseguimos unos resultados pequeños. Yo solo clave una de tamaño medio a seca -siempre hay algún pez despistado -. Pere prendió con ninfa unas cuatro, o cinco ¿?.

Modificada

Una de las que pude tocar

Decidimos esperar como buenos chicos el atardecer, no fuera que nos regalaran un sereno ¡¡que decisión más acertada!!. Una importante eclosión de efémeras empezó a hacer hervir el agua. Hacía tiempo que no veía tan ingente cantidad de mosquitos revoloteando por mis gafas. Las truchas se activaron y de qué manera. Después de hacer auténticos equilibrios para llegar al final de una tabla (que fortuna medir 1,84 cm…) donde veíamos comer sin cesar varias truchas, empezó el corto pero intenso festival. Atónito me quedé mirando la tabla. Varias truchas de buen porte subían con parsimonia a comer las efémeras que iban bajando por el río. Con la máxima rapidez que pude até una emergente. La primera entro franca, pero la pelea fue intensa. La segunda entro del mismo modo, pero me regaló un par de buenos saltos y unas embestidas para librarse más que interesantes/divertidas.

IMG_7418

Pere con una de nuestras amigas…

Pere clavó la primera y unos minutos después se las vio con otra hermosa reina del tramo. Para finalizar un buen choque de manos, unas risas de los momentos vividos y un agradecimiento al río por habernos dejado marchar con un gran sabor de boca. Y es que sin duda fue un día hermoso de pesca, y más hermoso si cabe, al tener que sortear diversos obstáculos.

modificada 2

Gracias..!!!

Me alegra en grado sumo ver que el Segre todavía tiene algunas joyas. Un río que de recibir mejor trato podría acercarse a lo que fue hace unas décadas, uno de los ríos más valorados del continente. Deberemos seguir trabajando por ello.

Volveremos a visitaros…!!!

Autor: Ferran Llargués

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s