Pescando entre osos; salmones en Alaska

Para Remontando Ríos es un placer poder contar con la colaboración de Josep Grau. Él, junto a su esposa, la gran Dolors, y amigos, siguen recorriendo destinos de pesca por todo el planeta. En esta primera entrada nos informa con detalle de una de sus salidas, diría en este caso, gran salida a la hermosa Alaska. Quién no ha soñado en alguna ocasión ir a ese territorio.

Salmones y osos en Alaska

Lo primero que se encuentra el viajero, tras aterrizar en Alaska, es un gran oso disecado que preside el vestíbulo de la terminal de Anchorage y un enorme salmón disecado, bien visible en la misma estancia.

Alaska, es un país poco poblado, en el que predominan grandes bosques, ríos y lagos: Destino con todos los componentes para satisfacer al pescador mosquero, que le guste tentar  salmones.

        Exif_JPEG_PICTURE

Para pasar unas vacaciones pescando y visitando el país, sobre todo si prefieres organizarte por tu cuenta, lo más adecuado será alquilar un mobilhome, que te permitirá desplazarte sin planificar previamente, rutas y alojamientos. Los mobilhome americanos ofrecen una comodidad extraordinaria. Disponen de grupo electrógeno integrado, que facilita utilizar energía eléctrica con total libertad. Calefacción a propano (con depósito integrado que se recarga en las gasolineras) para combatir las noches frías y ducharnos con agua caliente sin problemas. Depósito de aguas sucias que se descarga en la instalación especifica “dumping “ de las gasolineras y “campgrounds”. Todo un lujo si pensamos que habitualmente utilizaremos los “campgrounds”  http://www.campgroundsalaska.com/  que  básicamente son zonas de acampada, situadas estratégicamente en un bosque colindante con algún río o lago donde poder pescar.

Exif_JPEG_PICTURE

Dolors trabajando un buen salmón

Las plazas son muy amplias, y permiten situar dos mobilhome perfectamente. Opción aceptada y que reduce aún más el coste de por sí muy barato, aproximadamente 18$ día/parcela. Por cierto si os gustan las setas, los bosques de Alaska están repletos de exquisitos níscalos (rovellons). Incluso en los campgrounds son abundantes. También otras especies de setas, pero si no tienes total certeza de no equivocarte es mejor dejarlas tranquilas.

Los osos deambulan por donde hay comida. Los letreros informando como debemos actuar, son abundantes. Es fácil toparse con ellos. Lo aconsejable es seguir al pié de la letra, las instrucciones y estar atentos en todo momento.  Por cierto es adecuado, conversar en voz alta sin llegar a gritar, para que los osos nos detecten con tiempo y sin sorprenderse. En muchos comercios venden cascabeles con la misma finalidad.

DSCN1553 (Large)

Una familia de osos; respetar los consejos es básico para evitar sustos mayores

Exif_JPEG_PICTURE

Un buen oso de pesca

Los Parques Nacionales, http://www.nps.gov/akso/index.cfm  son abundantes y destaca entre ellos Denali National Park, presidido por el McKindley  (6.194 mt.). Los 4.000 mt. de desnivel desde su base hasta la cumbre, lo convierte en la montaña con mayor desnivel del planeta, y  nos da idea de su imponente magnitud. Darse el placer de volar en avioneta  el McKindley  es una experiencia inolvidable, pero hay que aprovechar las pocas ocasiones de buena visibilidad y pagar unos 300$ por persona  http://www.talkeetnaaero.com/

Con semejantes montañas, es lógico que los ríos y lagos disponibles para pescar sean muy abundantes. Cuestión, que abre un abanico de posibilidades de pesca impresionante. La península de Kenai, es  muy visitada por los pescadores, por disponer de una buena red de carreteras que facilitan los desplazamientos. Que los accesos sean fáciles, no quiere decir que la pesca sea peor que en otras zonas. La cuenca del río Kenai, es donde se contabilizan la mayor entrada de enormes salmones año tras año. Hay quien afirma, que es la mejor zona del mundo para pescar el salmón.  La Isla de Kodiac,  http://www.kodiak.org/  es otro de los lugares emblemáticos para pescar el salmón, aunque se requiere llegar en barco o avioneta. Hay quien prefiere sobrevolarla para observar osos, dada la enorme cantidad existente en esta isla.

Exif_JPEG_PICTURE

Una imagen que deja clara muchas cosas…

Para el pescador es importante conocer las épocas de remonte en Alaska. De mediados de Mayo  a finales de Junio los enormes salmones Chinook , también conocidos como King (Oncorhynchus tshawytscha) remontan  los ríos para efectuar el ciclo vital. En Junio y Julio remontan los salmones rojos Sockeye (Oncorhynchus nerka).  El salmón Silver conocido como Coho  (Oncorhynchus kisutch) inicia el remonte a mediados de agosto. El salmón perro  o Chum Keta Salmon (Oncorhynchus keta ) suelen desovar cerca del mar y remontan en otoño. La Steelhead Trout Salmon  (Oncorhynchus Mykiss ) realizan dos remontes, uno en primavera y otro en otoño y no mueren tras la puesta.  Las truchas arcoíris y los salvelinos Doly Varden (Salvelinus malma Walbaum) comparten las zonas de puesta para alimentarse de las huevas.

Exif_JPEG_PICTURE

La diversidad de especies es otro atractivo de esta zona

Este dato es importante y explico el porqué. Nos sorprendió mucho, descubrir que muchos pescadores pescaban al robo con caña de mosca y un anzuelo triple de gran tamaño y lastrado atado al extremo del sedal. No entendíamos y seguimos sin entenderlo, el porqué pescadores que conocen perfectamente sus ríos, no apuestan por disfrutar de la pesca del salmón a mosca. Lo cierto, es que la solución al principio no era fácil, pero el sentido de observación de mi esposa también pescadora, dio con la solución tan simple como efectiva.

Exif_JPEG_PICTURE

Dolors, la triunfadora con su imitación

Exif_JPEG_PICTURE

Dolors, con otro ejemplar que sucumbió a su ingenio

Consiste en colocar una imitación de hueva de salmón, en la cabeza de un estrimer y dejarlo derivar con cortos tirones, utilizando una línea hundida  para que arrastre por el fondo. ¡¡ Brutal y así de simple!! El estrimer que imita un pequeño pez, al pasar bajo los salmones con una hueva en la boca, les despierta el instinto y estos atacan con saña al intruso. Esta vez como en muchas otras, las féminas nos dan una lección de observación y análisis, imprescindible en la pesca a mosca. El caso es que estuvimos atentos por si alguien utilizaba este método pero no vimos a nadie. Seguro que ya estaba inventado, pero por si acaso todo el mérito para ella.

Volviendo a los osos. Si queréis ver osos y pescar salmones, no os perdías ir al río Rusian en su unión con el río Kenai. Allí en un mismo día tuvimos el privilegio de toparnos con 12 osos que bajaban el río tras los salmones. ¡¡Todo un espectáculo de naturaleza viva y salvaje !!.

En la confluencia con el Kenai encontrareis muchos pescadores, pero no es problema hay salmones para satisfacer al pescador más exigente. Un dato importante por la seguridad y por la conservación del medio. Desde el campground existente en esta zona, parten unas escaleras que acceden a una pasarela sobre elevada, con la finalidad de preservar la vegetación (cuanto tenemos pendiente de aprender en nuestro país) y para “evitar” (lo pongo entre comillas porque evitar lo que se dice evitar no evitan) que los osos, accedan a esta pasarela paralela al río Rusian, por donde los pescadores transitan hasta su unión con el Kenai.

Exif_JPEG_PICTURE

Josep Grau

Estas pasarelas se convierten en un anfiteatro espectacular, desde donde observar y fotografiar a los osos atrapando salmones.  Varios accesos permiten entrar al río Rusian, pero si decidís acceder y pescarlo (hay mucho salmón rojo ) acordaros que los osos irán bajando a por los salmones y no es cuestión de rivalizar si pescas más tu, que el oso de turno. Mejor evitar que tentar … La atracción de  los salmones red es tan fuerte, que nos lanzamos sin más, a pescar este tramo.

Aquí es donde el primer oso topó con nosotros dentro del río. Oímos un chapoteo que se acercaba a nuestra espalda, y vimos sorprendidos, un gran oso que bajaba tranquilamente cazando salmones. Cada vez estaba más cerca y nosotros apiñados en la orilla pues teníamos el acceso a la pasarela, al otro lado del río. El oso, afortunadamente tranquilo, fue pasando río abajo observándonos de cuando en cuando, pescando salmones y demostrando su poderío. Fueron unos minutos muy intensos, en los que no hay que perder la calma (cosa difícil) y que nunca se borraran de la memoria. ¡¡ Fabulosos e intensos al cien por cien!!

La pesca en el mar, se centra básicamente a pescar salmones que se dirigen al estuario de algún río para remontarlo, y a la pesca a fondo desde barca , para pescar el halibut  y otras especies de fondo. Por cierto, podéis obtener la licencia de pesca mediante internet http://www.adfg.alaska.gov/  Os la enviarán a vuestro domicilio y también tenéis disponible toda la información relacionada con la pesca deportiva continental y marina.

Exif_JPEG_PICTURE

Devolviendo un buen ejemplar

Fotos y autor: Josep Grau Vide

Para finalizar, más datos y enlaces de interés:

Si te ha gustado ¡¡deja un comentario!! se agradece la interacción ;-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s